Desde MALOCA ofrecemos diferentes opciones para desarrollar en colaboración con centros educativos y AMPAs. Siempre desde una postura flexible y de adaptación a las necesidades concretas de cada grupo de participantes, así como de apertura a propuestas que no estén contempladas en esta página.

¿Por qué tener un huerto en el cole?

Los huertos escolares acercan la naturaleza, sus procesos y ritmos al día a día de los/as más pequeños.

Además del bienestar psicológico que reporta el contacto con la naturaleza en la infancia, son una excelente herramienta para la educación en valores y la educación ambiental. Implicar al alumnado y/o las familias en el huerto escolar también favorece el apoyo mutuo, el sentimiento de pertenencia y la identificación personal con el centro educativo. En MALOCA diseñamos el espacio de huerto y lo dinamizamos con un calendario de actividades ajustable durante todo el año.

A continuación exponemos un calendario de actividades de dinamización del espacio de huerto y de educación ambiental. Siete sesiones de dos horas por grupo (máximo 40 participantes aprox./grupo).

Las siete sesiones pueden realizarse en un plazo de entre dos y cinco meses. Desde MALOCA recomendamos realizar una sesión cada dos semanas.

Día 1: “Somos semillas”. Día de introducción a la agricultura ecológica para el alumnado. A través de juegos descubrirán las diferencias entre la agricultura ecológica y la convencional. Posteriormente se pactarán unas normas grupales relacionadas con el comportamiento respecto a la naturaleza y los elementos naturales del colegio, así como pautas respetuosas con el medio ambiente que tengan que realizar en casa. Este día servirá para saber cuál es el punto de partida del grupo y poder hacer una evaluación del impacto del proyecto el último día de actividad.

Día 2: “El suelo”. Dinámicas para entender la importancia del suelo en el ecosistema, desarrollo de habilidades respetuosas y de cuidado del suelo + taller de bombas de vida/bombas de semillas. Cada participante podrá llevarse a casa una bomba de semillas con el reto de que germinen, igualmente cada participante dejará otra bomba de semillas en el espacio de huerto para que este también pueda beneficiarse de las propiedades de la bomba (fijación de nitrógeno en el suelo).

Día 3: “Asociación de cultivos”. Dinámica con cartas en las que figuran plantas del huerto y sus asociaciones positivas o negativas, cada participante tendrá que conseguir cartas con plantas que se asocien con las que ya tienen, la forma de conseguir más cartas también es a través de juegos. A través de esta dinámica se introduce el concepto de asociación de cultivos, así como se profundiza en las posibles combinaciones. Después, cada pareja o trío de participantes elegirán qué dos plantas quieren asociar y se trasplantarán a la zona del huerto con su respectivo cartel. Cada participante podrá llevarse una maceta a casa con un plantón para seguir cuidando de él.

Día 4: “Aromáticas en el huerto”. Dinámica tipo gymkana para conseguir información sobre las diferentes aromáticas y sus beneficios o contraindicaciones en el huerto. Una vez concluido el juego, cada pareja o trío de participantes tendrán que elegir cuál es la aromática que quieren trasplantar cerca de sus plantas hortícolas.

Día 5: “Diminutos pero esenciales”. Dinámica para entender la importancia y beneficios de los insectos en el huerto, entendiendo el huerto como un espacio de biodiversidad y equilibrio. Tras la dinámica se realizará un taller de “Hoteles de insectos” para colocarlos cerca del huerto o en diferentes puntos del centro escolar.

Día 6: Limpieza de una zona verde del municipio (Metodología Aprendizaje-Servicio). Este día está diseñado para que los niños y niñas se impliquen en el mantenimiento de la limpieza de una zona verde de su propio municipio, de forma que puedan ver la huella que dejamos las personas en nuestro entorno y entiendan el impacto que esto tiene en la naturaleza y la salud de las personas. El espacio escogido reunirá unas condiciones adecuadas para que niños y niñas puedan hacerse cargo de su limpieza, evitando lugares con cristales o elementos peligrosos.

Día 7: Despedida. El último día haremos un recorrido por todo lo que hemos aprendido a lo largo de todos los días de actividad, evaluando cambios de actitudes proambientales y nuevos comportamientos relacionados con el respeto a la naturaleza. Para finalizar, revisaremos el panel de normas del primer día para ver si los/as participantes cambian alguna de ellas, las eliminan o ponen nuevas como fruto de su mayor conocimiento y conexión con la naturaleza.

Se pueden hacer más o menos sesiones en función de las necesidades y capacidades del centro escolar.


Igualmente, desde MALOCA creemos que es de vital importancia que familias del AMPA o personal del centro escolar se impliquen en el huerto para dotar de continuidad al proyecto. Por este motivo, también planteamos actividades para adultos/as en horario de tarde, con sesiones de carácter formativo y práctico de 1 hora.

Día 1: Principios de la agricultura ecológica y diseño de la zona de cultivo.

Día 2: Tipos de suelo y mejora de su estructura. Compostaje, abonos verdes, acolchados.

Día 3: Técnicas de cultivo y condiciones óptimas para el cultivo.

Día 4: Plagas de insectos beneficiosos.

Día 5: Control de plantas adventicias y beneficios de las aromáticas.

Día 6: Creación colectiva de huerto escolar. Habilitación y diseño.

Día 7: Creación colectiva de huerto escolar. Trasplante e instalación del riego por goteo.

Día 8: Creación colectiva de huerto escolar. Acolchados y aromáticas.

Desde el primer momento el profesorado y las familias participantes tendrán acceso a un drive en el que encontrarán información y recursos para la autoformación en huerto ecológico, una vez concluidas las sesiones esos documentos serán enviados al AMPA y al centro escolar para que puedan mantener el espacio de forma autónoma, así como realizar actividades con el alumnado.

Si quieres más información o ajustar el proyecto a tus necesidades, contacta con el equipo de MALOCA.


El impacto que se espera en relación con los ODS es el siguiente:

ODS 3. Salud y bienestar: se espera impactar en la salud física y psicológica de los/as participantes a través del desarrollo de habilidades prácticas, el contacto con la naturaleza, la identificación con valores sociales positivos, el establecimiento de vínculos personales positivos y la participación en el desarrollo comunitario.

ODS 4. Educación de calidad: se espera impactar en la calidad de la educación que recibe el alumnado del centro educativo participante, al dotarles de un espacio para la educación en valores y la educación ambiental, así como herramientas (manuales, guías…) para dar continuidad al proyecto.

ODS 11. Ciudades y comunidades sostenibles: se espera impactar en la sostenibilidad del colegio a través de la modificación de su urbanización, haciéndola más sostenible, participativa e integrada en el objetivo educativo del espacio. Se espera que el proyecto genere un cambio de actitudes en otros centros educativos del entorno para establecer otros huertos escolares, reduciendo así el impacto ambiental negativo per capita de la ciudad y gestionando residuos de forma ecológica (compost).

ODS 15. Vida de ecosistemas terrestres: se espera impactar positivamente en el ecosistema terrestre a través del modelo de huerto ecológico que combate la desertificación y la contaminación del suelo, hace un uso eficiente del agua y los recursos naturales, favorece la biodiversidad, etc. Gracias a este proyecto y a su carácter educativo, se espera generar actitudes y conductas proambientales en los y las participantes, adquiriendo así un mayor impacto a corto y largo plazo en la protección de la naturaleza y los ecosistemas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *